jueves, 30 de octubre de 2014

Hasta pronto / Farewell / Hurrengora arte / À bientôt


Bilbao, 30/10/2014

Estimadas/os amigos/as:

Este mes se han cumplido 10 años desde que UNESCO Etxea me ofreció la oportunidad de compartir esta andadura como su director. Una fecha redonda para cerrar una etapa y comenzar otra nueva.

Han pasado muchas cosas desde entonces, la mayor parte de ellas buenas, al menos a mi parecer.



Con Federico Mayor Zaragoza y Ruper Ormaza en 2005

La crisis de los últimos 6-7 años nos ha terminado pasando factura, aunque veníamos resistiendo dientes apretados y cinturón ceñido. Por esa razón mi salida de la institución no ha podido ser todo lo brillante que a mí me habría gustado, pero tenemos que aprender también a asumir las cosas como vienen. No soy de los que creen que debemos quedarnos quejándonos de las dificultades ante esta crisis. Aún con apreturas hemos hecho cosas importantes por el mundo y por nuestro país. Y hay que estar orgullosos de ello. Es precisamente en las dificultades cuando tenemos que demostrar que tenemos ideas, sabemos llevarlas adelante y tenemos el valor para hacerlo.

Reunión Socios de Honor en 2005
He cometido errores. Más de los que debería, seguramente, si hubiese sido más prudente. Siento de corazón si alguno de los que lee esto ha pagado por ello. Pero siendo más prudentes tampoco habríamos hecho cosas importantes. Así que dejo lo uno por lo otro, con un balance que a otros corresponderá hacer. Sí creo que estoy aprendiendo a reconocer errores y a sacar alguna enseñanza de ellos, para en la medida de lo posible no repetirlos, lo que seguramente no es poco si lo consigo de verdad.

Me voy con 10 años más, con más experiencias y más canas, con algunas decepciones, pero con infinitas más satisfacciones. En el Consejo, en el equipo, entre los socios y entre nuestros aliados he hecho buenos compañeros de viaje que me han ayudado a crecer y que me llevo ahora allá donde vaya. A bastantes de ellos puedo llamar amigos, porque lo son.

En la memoria 2005


Debo agradecer de corazón la oportunidad que hace 10 años los responsables de UNESCO Etxea me dieron. Debo agradecer el apoyo que desde el primer día tuve de aquel equipo que me recibió en la vieja sede de Urquijo y agradecer a quienes en el equipo han seguido confiando en mi a pesar de los problemas. Agradezco también a un Consejo siempre activo, responsable y exigente. Y aunque viva 100 años nunca podré agradecer lo suficiente el apoyo, la generosidad y la grandeza de espíritu de nuestro presidente durante estos 10 años, Ruper Ormaza, maestro y amigo. Él me ha enseñado en la práctica profesional el valor infinito de la confianza y de la lealtad.


Al timón se queda Aran Acha, justo con la edad que tenía yo al hacer lo propio. Es inteligente, trae nuevas energías, ideas, ilusión y mucha fuerza. Tiene visión y garra. Tiene sonrisa, mirada y puño. Tiene cabeza y corazón. Trae aire sano y fresco. Es justo lo que UNESCO Etxea necesitaba en estos momentos: hemos acertado. Me voy muy tranquilo porque es una gran sucesora que está ya demostrando que nadie es imprescindible (y si alguien se lo cree es que tiene más de un problema). Os pido a todos que deis a Aran todo el apoyo para que este gran institución que es UNESCO Etxea siga avanzando y creciendo más y más, aún en tiempos de crisis... y especialmente en tiempos de crisis.



Se queda apoyada por una Comisión delegada del Consejo que está trabajando mucho, duro, generosamente y bien: eskerrik asko!

Me voy con la convicción de que el mandato de UNESCO Etxea es hoy más actual que nunca.

Quienes crearon UNESCO Etxea hace ya 25 tuvieron mucha visión: imaginaron un país que desde la sociedad civil participaba en los retos globales en la arena internacional, en los escenarios del multilateralismo, con calidad y rigor, con respecto institucional pero con independencia militante, con transparencia total, por hacer avanzar el desarrollo humano, por construir los derechos humanos para todos, en nuestro país y en el mundo, al tiempo, a la vez.

Siempre hemos peleado por hacer esa visión realidad: ahora mismo podría señalar una docena de momentos en que creo que lo hemos logrado.

Con mi admirado Kofi Annan
Con el Secretario General de la ONU, Ban KI-moon











Empiezo el lunes una nueva etapa. Me tendréis trabajando en Derechos Humanos, como siempre, desde lo local a lo global. Me tendréis trabajando en materias de desarrollo humano, gobernanza global, participación democrática, ciudadanía, políticas públicas e internacionalización. Me tendréis, de momento, entre Bilbao y Ginebra, aunque siempre abierto a que el destino nos ofrezca nuevas oportunidades. El desarrollo del Derecho Humano a la Ciencia será mi foco de especialización. Mi mandato en el Comité DESC de la ONU continua hasta, por lo menos, el 2016.

Mi dirección de email será a partir del sábado: mikel@mikelmancisidor.com 

Me encontraréis también en este blog, cuando os apetezca hacerme una visita, y en mi cuenta de twitter, que por una mala elección el día que la creé cantará siempre mi edad: @MMancisidor1970

Por favor, incluid mi nuevo email en vuestros listados. Ahí me tenéis. Allí me encontraréis todos los que os apetezca seguir compartiendo kilómetros conmigo.

Lo dicho: ¡gracias y hasta la próxima!



 eskerrik asko eta hurrengora arte!

1 comentario:

  1. LOS MEJORES DESEOS PARA TI Y LOS TUYOS EN EL FUTURO INMEDIATO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar