sábado, 24 de febrero de 2018

Armas, niños y dólares

Hoy dedico mi columna #MirarHaciaOtroLado, en los diarios del Grupo Noticias, DEIA y Noticias de Gipuzkoa, a la polémica, muy viva estos días en los EEUU, sobre las armas (especialmente de asalto) en manos de la población civil (especialmente menores y personas problemáticas).


Aquí tienes el enlace al periódico o, si lo prefieres, abajo copio directamente el texto:





ARMAS, NIÑOS Y DÓLARES

La semana pasada fueron asesinadas 17 personas en un colegio de Florida por un imbécil imberbe desequilibrado, inadaptado, con pocas luces y demasiadas fantasías violentas, con demasiados problemas mentales y una sorprende facilidad para adquirir ya no sólo armas, sino equipo militar completo. No es la primera vez que vemos esta película. Cada cierto tiempo contemplamos las flores y los globos en las escuelas, los sermones y los discursos políticos. Y finalmente todo queda como estaba y los fusiles de asalto se siguen vendiendo legalmente en muchos comercios sin preguntas incómodas ni control suficiente.

Con diferentes perfiles, hace tres meses 26 personas fueron tiroteadas en Texas. Hace cuatro meses 58 en Las Vegas. Se calcula que los Estados Unidos mueren por armas de fuego en torno a 30.000 personas al año. La comparativa más prudente nos diría que en ese país mueren más personas por armas de fuego en manos de civiles en un solo mes cualquiera, que la suma de todas las víctimas norteamericanas fallecidas en actos terroristas en 10 años, sea dentro o fuera del país, incluyendo los militares en zonas de conflicto.

Obama fue un Presidente muy sensible a este asunto. Se dirigió a la nación sobre ello en 30 ocasiones. Quiso limitar, que no prohibir, el acceso a las armas al menos las militares, al menos a los mas jóvenes, al menos con cierto control sobre su eventual peligrosidad. Sus objetivos eran muy modestos, sus logros, en este punto, nulos.

Estoy estos días en los Estados Unidos y les puedo asegurar que el debate es en esta ocasión especialmente vivo y duro. Los medios cubren el asunto casi a tiempo completo. Los periódicos dedican reportajes, editoriales y artículos de opinión sin fin. Los estudiantes en muchas escuelas y universidades salen y protestan. Supervivientes y familiares de víctimas aparecen en la televisión. Los contertulios e invitados discuten vehementemente.

Los grandes medios, como el New York Times, publicaban un anuncio a dos páginas centrales con el listado de todos los senados y congresistas norteamericanos que reciben donaciones de la poderosísima NRA (Asociación Nacional de Rifle). En la lista aparecen más de 300 miembros de ambas cámaras, con su número de teléfono incluido para que sus electores les llamen y les aseguren que su voto dependerá en las próximas elecciones de que hagan algo en relación a este problema.

El Presidente Trump ha respondido con su consabida infinita estulticia. Ante las propias víctimas es capaz de decir que está muy preocupado por la seguridad en las escuelas, pero que eso no significa limitar el acceso a las armas, sino todo lo contrario: “quiero que las escuelas estén protegidas, tan protegidas como están los bancos”, es decir, con personal de seguridad armado, con profesores armados y entrenados militarmente para hacer frente a un ataque armado.

Marco Rubio, senador por Florida y uno de los valores republicanos más en alza, hijo de inmigrantes cubanos, ha vivido estos días uno de los momentos mas difíciles de su vida política: un encuentro amplio y abierto, con preguntas directas de estudiantes y familiares de víctimas. Hubo momentos impactantes, como ese diálogo en que un padre le explica que su hija murió por un tiro por la espalda, en un ataque múltiple en su escuela, de un arma de asalto militar que no tiene otro fin que matar mucho en poco tiempo y que puede ser útil en el campo de batalla pero absolutamente inapropiado para estar en manos de un adolescente entre población civil, algo en lo que debería estar de acuerdo incluso aunque defiendas el derecho a llevar armas para defensa propia. Otro estudiante le exigió directamente que de forma pública renunciara ahí mismo a partir de ese mismo momento a recibir un dólar más de donaciones a sus campaña de la NRA. Rubio no renunció a dicho apoyo. Según informa el New York Times ha recibido 3.303.355 dólares en donaciones de los defensores del rifle.

viernes, 23 de febrero de 2018

Actividades en Nueva York por el Derecho a la Ciencia

Ayer se celebro en la sala número 5 del edificio de las Naciones Unidas un evento especial, auspiciado por la Misión de Italia, sobre el Derecho a la Ciencia. La sala se quedó pequeña, se llenó de participantes de diferentes misiones e instituciones académicas, científicas y de la sociedad civil.








El evento fue coauspiciado por la Asociación Luca Coscioni y la American Asociation for the Advancement of Science (AAAS) que es la mayor organización científica del mundo y, entre otras cosas, editora de la revista Science.


https://www.associazionelucacoscioni.it/notizie/comunicati/liberta-ricerca-marco-cappato-presenta-lappello-ai-governi-dallonu/     






Fue una gran oportunidad para explicar a actores importantes del ámbito de la ONU en Nueva York el trabajo que estamos haciendo desde ONU Ginebra en relación al Derecho a la Ciencia.










El asunto interesó mucho y surgieron muy interesantes propuestas de colaboración con nuevos agentes.

















El día termina hoy tras dos importantes reuniones:
- una reunión en la sede de Human Rights Watch, en el piso 34 del emblemático edificio Empire State Building, en la que se empieza a cocinar una idea de plataforma o red global de organizaciones a favor del derecho a la Ciencia;
- y con una reunión en la Misión española con la Embajadora María Bassols, encuentro que puede también ser muy útil a los efectos de ir impulsando el papel de España en el desarrollo de este derecho.


 https://www.hrw.org/news/2013/12/10/empire-state-building-honors-human-rights-watch

jueves, 22 de febrero de 2018

Las mejores universidades para estudiar Derechos Humanos en los EEUU

Estos días que estoy en los Estados Unidos me entero de que la American University de Washington D.C. se coloca en el segundo puesto del ranking de mejores universidades de los Estados Unidos para estudiar Derechos Humanos.




En el año 2016 la American University (su Facultad de Derecho, llamada Washington College of Law) me contrató para dar un curso semestral titulado "Estudios Avanzados en Derechos Humanos". He dado ya tres ediciones de este curso y desde el año pasado tengo el honor de formar parte, como Adjunct Professor, de su Faculty (o profesorado, que lo llamaríamos en español).




Es para mi, por tanto, un orgullo enterarme de que la American University ha sido colocada en los rankings del National Jurist como la segunda mejor universidad de los EEUU para estudiar Derechos Humanos:"Top schools for Human Rights Law" (en el sistema norteamericano School o College es, en este contexto, lo que nosotros llamaríamos Facultad).  Aquí la noticia y aquí el reportaje completo firmado por uno de los editores asociados de la revista, Tyler Roberts.




National Jurist es la principal publicación norteamericana dedicada específicamente a los estudiantes de derecho, y su sección PreLaw, está especialmente dedicada a guiar a los estudiantes preuniversitarios que quieren estudiar derecho. En su último número estaba revista presentaba tres rankings, las mejores universidades para estudiar Criminal Law (es decir, derecho penal), Health Law (derecho de la salud o de la medicina) y Human Rights Law (Derechos Humanos).






En este ranking, en la especialidad de Derechos Humanos, se coloca a la American University con la nota máxima (A+), sólo por debajo de la Universidad de Minnesota (por su gran Human Rights Center), y por encima de universidades clásicas y míticas como el Boston College, la UCLA, Mckinney School of Law de la Universidad de Indiana, Fordham University (la excelente universidad de los Jesuitas en Nueva York), la Berkeley School of Law de la Universidad de California o la New York School of Law, que puntúan con una A. Con una A- puntúan universidades tan importantes en el mundo del derecho como Virginia, Miami o la ultra prestigiosa Stanford.
 



Entre los aspectos que se destacan está su sistema de enseñanza on-line, del que yo me beneficio ampliamente pudiendo dar clases allí donde esté, en mi casa en Getxo (mis hijos se han acostumbrado y repiten en broma algunas de las frases que les parecen más graciosas), en las sesiones del Comité en Ginebra o en cualquier misión (he dado clases desde Chile, Marruecos o México, por ejemplo, además de varias ciudades europeas, lo cual es un interés adicional para el alumno que quiere saber qué estás haciendo allí, qué cuestión concreta de derechos humanos estás tratando allí, y sirve así también como motivador de sus sueños o proyectos profesionales. En tanto la conexión sea buena, todo funciona bien).


En el anterior número de esta revista aconsejan a los estudiantes de grado 4 programas de verano especializados en Derechos Humanos que desarrollan las universidades norteamericanas en todo el mundo (en esta ocasión sin rankings, sólo como reportaje). Uno en América Latina (el que la Universidad de Santa Clara -la universidad de los jesuitas en California- tiene en Costa Rica, muy valorado por su coordinación in situ con la Corte Interamericana de Derechos Humanos con sede en dicho país); dos en Europa (el de la Universidad de Duquesne en el Trinity College de Dublín, y el de la DePaul University de Chicago junto a la Humbolt de Berlín); y finalmente uno seleccionado en los EEUU que es precisamente el del Washington College of Law de la American University, del que se comenta sobre sus "world-renowned experts" y sus " impressive faculty members". Según esta revista, la facultad "ofrece un currículum innovador y diverso hecho a la medida para ajustarse a las necesidades de los profesionales que se especializan en derechos humanos."


El director del programa dice que: “One of the most important duties of a law school, and a priority at American University Washington College of Law (WCL), is to promote the values of human dignity through legal education in Washington DC". Y es éste un mandato muy en la línea con la historia de nuestra facultad y es que el Washington College of Law nació con ese espíritu.


Fue un pequeño grupo de seis mujeres que en la década de los 90 del siglo XIX quisieron estudiar derecho pero no eran admitidas en las universidades del momento bajo el argumento de que  las mujeres no tenían una mentalidad jurídica ("women did not have the mentality for law", como les escribió, en su carta de rechazo, la Columbian School of Law). Estas mujeres, que habían tenido que estudiar en el despacho de abogados del marido de una de ellas, a la hora de acreditarse como abogadas tuvieron, ante la inexistencia de una facultad que quisiera acogerlas, que crearse una nueva: así nació en 1896 el Washington College of Law, con una primera promoción de 6 mujeres. Como ellas querían una facultad abierta e igualitaria ya en 1897 admitieron al primer hombre. Aquí la foto de la primera promoción:



Washington College of Law es así la primera Facultad de Derecho creada por mujeres y, posteriormente, fue la primera en tener una decana mujer. De hecho las primeras decanas fueron mujeres y luego hubo casi 70 años de decanos hombres hasta la actualidad, donde tenemos de nuevo una decana mujer, la canadiense y afroamericana Camile Nelson, que ya rompió otras barreras al ser la primera mujer negra en llegar al secretariado general del Tribual Supremo de Canadá y la primera mujer y la primera persona negra en ser decana de la Facultad de Derecho de Suffolk en Boston.



Otro día les cuento con más detenimiento la historia de estas mujeres que crearon la facultad, una historia de entereza y lucha por la igualdad y la dignidad de la mujer en el ámbito académico y profesional, que merece la pena conocerla.


Un orgullo ser parte de esta universidad y de esta escuela de derecho que une historia, valores y un presente de innovación y calidad, especialmente en el ámbito de los derechos humanos.




martes, 20 de febrero de 2018

Entrevista en Agencia SINC

El Servicio de Información y Noticias Científicas (Agencia SINC) es la primera agencia pública de ámbito estatal especializada en información sobre ciencia, tecnología e innovación en español. Fue puesta en marcha por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) en el año 2008.


Esta semana publican una entrevista que me hicieron el lunes pasado, durante mi última vista a Madrid.


El formato de entrevista escrita es quizá menos riguroso o preciso que el artículo, pero por contra gana en frescura y vitalidad. Espero que os parezca de interés:




 http://www.agenciasinc.es/Entrevistas/La-ciencia-esta-en-el-corazon-de-los-derechos-humanos-desde-el-principio 







jueves, 15 de febrero de 2018

Conferencia en la Fundación Ramón Areces sobre Derecho a la Ciencia

Dicen que dijo Eugenio D'Ors aquello de que "en Madrid, a las 7, o das una conferencia o te la dan". Pues el lunes, en Madrid, a las 7, me tocó a mí darla y a otros tocó que se la diera.
 
Fue en la Fundación Ramón Areces bajo el título de "Derecho humano a la ciencia: origen, contenido normativo, situación actual y previsiones".
 
En la mesa me di el gigantesco lujo de ser presentado por don Federico Mayor Zaragoza, entre otras mil cosas, ex-Director General de la UNESCO. Me dieron la réplica, desde la Diplomacia, Silvia Escobar, que fuera Embajadora Especial de España para los Derechos Humanos; y, desde la Ciencia, José María Carrascosa, Catedrático de Bioquímica y decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Madrid.
 


 
Previamente me hicieron una entrevista sobre el mismo tema del Derecho a la Ciencia en la biblioteca de la Fundación Ramón Areces.
 



Y luego, a las 7, como indicaba D'Ors, la conferencia:
 
         




domingo, 11 de febrero de 2018

En recuerdo a Asma Jahangir

El Premio UNESCO Bilbao por una Cultura de Derechos Humanos fue una gran iniciativa con la que, lamentablemente, la crisis y sus consecuentes priorizaciones presupuestarias terminaron.


Era un Premio, de carácter bienal, que asociaba Bilbao con los Derechos Humanos con el aval de la UNESCO.


Sólo llegamos a celebrar tres ediciones, razón por la cual no pudo llegar a ser un premio tan conocido y prestigioso como sin duda su joven trayectoria auguraba.


Tuvimos tres grandes premiados: Stéphane Hessel, Asma Jahangir y Desmond Tutu.


Me entero ahora de que la gran defensora pakistaní de los Derechos Humanos, la defensora de la democracia, la que fuera experta independiente de las Naciones Unidas sobre libertad religiosa, Asma Jahangir ha fallecido hoy mismo, al parecer, de un ataque fulminante al corazón.


Aquí mi pequeño homenaje y mi recuerdo de aquellos días con ella en Bilbao. En la foto, flaqueados por Federico Mayor Zaragoza y Ruper Ormaza, tenemos a los miembros del jurado y, en medio, a la por aquel entonces Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, la premiada, Asma Jahangir, y el inolvidable alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna.


Más sobre el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

En la entrada de ayer os adelantaba que hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.


Para celebrarlo quiero añadir, a las referencias de ayer, alguna otra nueva e interesante.


Por un lado os recomiendo este video editado por la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco - Euskal Herriko Unibertsitatea :


Lo tienes aquí en español:
  
https://culturacientifica.com/2018/02/11/no-es-una-percepcion/


Y aquí en euskera:


https://zientziakaiera.eus/2018/02/11/ez-da-pertzepzio-bat/


El director de la citada Cátedra publica hoy un artículo al respecto titulado "Días de la Mujer y la Niña en la Ciencia":


 http://www.deia.com/2018/02/11/opinion/columnistas/con_ciencia/dias-de-la-mujer-y-la-nina-en-la-ciencia 

Este mismo periódico dedica al Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, además de este artículo y el mío de ayer, un bien trabajado reportaje de dos páginas firmado por Marta Martínez, que incluye una interesante entrevista a Marta Macho, y un editorial. Creo que es una buena cobertura por la que cabe felicitar al Grupo Noticias y a DEIA.