martes, 5 de diciembre de 2017

Sobre Derechos Humanos y Paz en Cali

Hoy comienzo en la Universidad Autónoma del Occidente, en Cali, Colombia, un seminario para profesores y agentes sociales sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales y Procesos de Paz.
 
http://www.uao.edu.co/





En la Universidad han titulado el curso como Círculo Vituoso. Así sea, pues.



domingo, 3 de diciembre de 2017

El europeísmo de Stefan Zweig

Hoy en mi columna #MirarHaciaOtroLado, de los medios del GRUPO NOTICIAS, como DEIA y Noticias de Gipuzkoa, hablo del Europeísmo de Stefan Zweig, con motivo de la publicación de un nuevo libro que recoge textos suyos inéditos hasta la fecha en español. Aprovecho además para hacer un guiño cariñoso a mi querido abuelo.


El artículo lo copio abajo y el libro lo tienes aquí, en la Editorial Plataforma (responsables de otras maravillas como, por ejemplo, “Un niño afortunado” de Thomas Buergenthal, libro del que hablé en su momento también en este blog):


 
EL EUROPEÍSMO DE ZWEIG


Mis primeros recuerdos de Stefan Zweig me llevan a la biblioteca de mi abuelo, en un comedor al fondo tras la cocina. Stefan Zweig era un nombre en el lomo de varios libros editados en cartoné de tela normalmente azul o verde o roja que ya griseaba por el paso de las décadas. Eran biografías, una de las grandes aficiones de mi abuelo, y me vienen a la cabeza los nombres, hazañas y dilemas de Erasmo, Fouché, María Antonieta y María Estuardo.


Por aquel tiempo, para mí Zweig era un biógrafo un tanto decadente en ediciones de los años 40 y traducciones engoladas y llenas de vocabulario viejuno que le hacían, visto ahora en retrospectiva, muy flaco favor al autor.


Fue 30 años después, cuando la Editorial Acantilado publicó sus memorias, que pude reencontrarme con un gigante de la historia, de la literatura y del pensamiento. El Mundo de Ayer me tuvo fascinado durante semanas: era tierno, humano, inteligente, elegante, sabio… era un libro que se hacía humano hasta sentirlo físicamente. Era esperanza en medio del desastre y era humanismo del siglo XX.


¿Pero no es acaso un poco ingenua su fe en el humanismo, especialmente en libros como Erasmo o como Calvino contra Castellio? Sí, seguramente, el propio autor lo reconoce en ocasiones, pero esta candidez lo hace más encantador si cabe.


Las nuevas traducciones han actualizado a Zweig porque las ideas, sueños y preocupaciones eran ya modernas, sobradamente actuales. Algo de esto se puede ver en un nuevo libro que publica la Editorial Plataforma estos días de Feria del Libro en Guadalajara (México), desde donde les escribo. Se titula La desintoxicación moral de Europa y recoge escritos breves de Zweig, hasta ahora no publicados en español. Son ensayitos breves o artículos largos publicados muchos de ellos en su momento (desde 1909 hasta los años 30) en el prestigioso periódico vienés Neue Freie Presse (que a pesar de su nombre ya no era nuevo cuando publicó en él Zweig y desde luego dejó de ser libre desde la Anschluss del 38 que marcó ya su cierre).


Estos artículos, ensayitos y conferencias nos traen al Zweig más político y en ocasiones combativo, pero siempre reflexivo y, especialmente, tras el impacto del horror de la Primera Guerra Mundial, cada vez más europeísta y pacifista.


Algunos de los ensayos son narraciones históricas dignas del mejor reportero de actualidad, como las que años después pudo firmar un Leguineche o, ya más en nuestros días, un Mikel Ayestaran. Pienso especialmente en su recuento de los viajes del presidente Wilson a Europa para la creación de la Sociedad de Naciones y los acuerdos de paz. Su reportaje es tan vivo y marca tan bien los dilemas y dificultades del momento que a partir de ahora pienso recomendarlo a mis alumnos para entender, como historia viva y humana, la creación de aquella vieja y malhadada antecesora de las Naciones Unidas, con sus muchas grandezas y su insalvable maldición.


Pero los textos más interesantes para el lector amante de Zweig pueden ser sus escritos europeístas. Su devoción europeísta, en tiempos verdaderamente dramáticos, permite una lectura de lo más actual. Su sueño de una Europa unida, que compartiera educación y destino, sus planes por una tolerancia entre europeos y sus ideas concretas que anticipan algunas políticas actuales permiten una lectura desde nuestro momento, una lectura exigente que nos debe reconciliar con la Europa imperfecta pero real y posible que hemos heredado y que seguimos construyendo, al tiempo que nos llama a ser más exigentes con su espíritu original de la paz y la convivencia.


Entre las ideas visionarias que apunta está, por ejemplo, un ambicioso programa de intercambio universitario entre europeos, un antecedente de lo que luego sería el programa Erasmus que muchos disfrutamos 60 años y 60 millones de muertos después de que él lo soñara. Aunque solo sea por esto, nos podemos considerar muchos de nosotros herederos de Zweig y deudores de los grandes padres de Europa. Entre ellos, mucho más allá de lo que sus limitados medios permitía, estuvieron gigantes de casa como Aguirre, Landaburu o Irujo. Hay que conocer nuestra historia, que es vasca y es europea, y este libro nos permite acercarnos a ese espíritu, a ese sueño al que tanto debemos y del que tanto -desagradecida, adolescente, egoísta, displicente y perezosamente- ignoramos.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

De ciencia, medicina, conocimiento tradicional y pueblos indígenas

Ayer me tocó intervenir en el plenario del Foro Académico Mundial de Derechos Humanos (Academic World Human Rights Forum) que se celebra en el marco de la Feria del Libro de Guadalaja.


Fue un diálogo de un par de horas entre personas de muy distinta formación y trayectoria. Por un lado estaba Enrique Sosa, primer visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco y encargado de los temas de derechos indígenas de esta institución, gran experto en derechos de los pueblos indígenas y conocedor de primera mano de la situación de estos pueblos en todo México y en el Estado de Jalisco en particular. Por otro lado estaba José María Poveda, médico, psiquiatra, profesor titular de Psiquiatría de la Facultad Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, jefe de Servicios de Salud Mental de la Comunidad Autónoma de Madrid y autor de un libro sobre chamanismo. Como tercer ángulo estaba yo, enfocando los temas de ciencia y conocimiento tradicional desde la perspectiva del Derecho Internacional de los Derechos Humanos y muy concretamente de los derechos culturales.


Fue un diálogo rico, provocador en ocasiones, amistoso en las diferencias, que abrió nuevas vías de colaboración con interesantes agentes y, además, por momentos incluso resultó divertido.



domingo, 26 de noviembre de 2017

Menudo lío en Australia


Hoy me voy a las antípodas para escribir en los medios del Grupo Noticias, DEIA y Noticias de Gipuzkoa, un artículo sobre la actual crisis constitucional en Australia.

(Por cierto, puedes localizar tus antípodas exactas en este precioso mapa de aquí que invita a jugar: las antípodas de mi casa están en algún lugar del océano, como a 300 kilómetros al oeste de las costas de Nueva Zelanda)





Menudo lío en Australia


Australia se ha metido en un buen lío político. El viceprimer ministro ha tenido que dimitir y nueve parlamentarios han perdido su escaño, dejando muy tocado al gobierno conservador de Malcolm Turnbull.

Y todo ello por un problema constitucional que puede hacer las delicias de los juristas y los comentaristas más ociosos y dados a la extravagancia, pero que parece políticamente bastante poco constructivo. Y es que la Constitución de 1901 exigía que los representantes públicos fueran australianos y únicamente australianos, es decir, que no tuvieran doble nacionalidad ni -y aquí el problema- derecho a otra nacionalidad.

Tanto el viceprimer ministro como la mayoría de los parlamentarios afectados creían de buena fe no estar afectados por esta circunstancia, pero hete aquí que la Corte Suprema Australiana ha encontrado sus explicaciones insuficientes. Muchos de ellos son hijos de personas que tenían en su día la nacionalidad británica u otras.

Hay un caso, por ejemplo, de un parlamentario cuyo padre, originalmente de nacionalidad británica, renunció a la ciudadanía después de haber nacido el hijo que hoy es político. El tribunal le exige ahora a éste, tras haber décadas como australiano de padres australianos, que debería haber renunciado formalmente a sus eventuales derechos a la ciudadanía británica y que no haberlo hecho le inhabilita. Otra diputada se encuentra ante una difícil situación como hija de una superviviente húngara del holocausto, sin haber tenido ninguna relación nunca con Hungría. Otra diputada saltó furiosa tras descubrirse que unos de sus padres había sido británico de origen escocés y que por lo tanto ella podría tener derecho a solicitar dicho pasaporte: “ya he tirado las gaitas a la basura y la maldita kilt (falda escocesa)”. La rabia de los diputados es comprensible, así como el hastío de los ciudadanos ante un problema tan tonto y artificial.

Suena raro y hasta un tanto estúpido, si me permiten una opinión tan rotunda. Piense usted que Australia es un país joven, formalmente independizado en 1901, pero que aún tiene una relación muy especial con la metrópoli. De hecho, como miembro de la Commonwealth, de una curiosa forma, la reina Isabel II es también reina de Australia.

Este país ha sido formado en su mayoría por diversas oleadas de inmigrantes en los últimos dos siglos, de modo que el número de personas con padres extranjeros es muy alta. Más de un tercio de la población australiana podría encontrarse ante situación similares a las vividas por estos políticos.

No parece que ponerse tan estrictos a la hora de interpretar a estas alturas ese artículo constitucional sea muy práctico. Desde luego poco ayuda a los fines constitucionales que el tribunal debería promover como la lealtad, la identificación y la participación.

Con más espíritu práctico que los jueces, el primer ministro y el líder laborista acaban de acordar darse un plazo para aclarar todas las situaciones dudosas de sus diputados y garantizar así que los afectados pueden renunciar adecuadamente a sus eventuales derechos a otras nacionalidades. Y renunciar también, si toca, de paso a sus gaitas y kilts. Que se sepa no hay de momento ninguno que deba renunciar formalmente al txistu y la txapela, aunque conociendo nuestra historia de migraciones, no descarten que algún caso pudiera aparecer. Preguntaremos en alguna de las tres Euskal Etxeak del país, seguro que saben informarnos.

martes, 21 de noviembre de 2017

lunes, 20 de noviembre de 2017

Entrevista BBK Behatokia - Observatorio retos Bizkaia

Hace unos días el Observatorio de los retos de Bizkaia, BBK Behatokia, me hizo una entrevista larga de 22 minutos.


 https://bbk-behatokia.com/2017/11/06/entrevista-sobre-derechos-humanos-a-mikel-mancisidor-miembro-del-comite-de-derechos-economicos-sociales-y-culturales-de-la-onu-y-profesor-de-la-american-university-washington-d-c/ 


En esta entrevista, la directora del Observatorio, Virginia Gómez de Retana, me pregunta por los elementos clave para entender Bizkaia y por sus retos de futuro. Como la cabra siempre tira al monte, yo termino por hablar de mis temas y por dar una visión de los retos de Bizkaia desde una perspectiva global, con una mirada al mundo. Tal vez por eso la entrevista pueda resultar de algún interés también para los no vizcaínos.


 https://bbk-behatokia.com/ 
Aconsejo echar un vistazo a la página de este observatorio BBK Behatokia, una alianza entre la fundación bancaria BBK y Deusto Business School de la Universidad de Deusto. Para quienes somos de Bizkaia este Observatorio es una fantástica fuente de información sobre nuestro presente y nuestros retos de futuro. A quienes son de otros lugares les puede igualmente resultar útil echar un vistazo y curiosear su web, dado que puede servir como modelo de Observatorio actual, inteligente y lleno de información pertinente, actual, enriquecedora y sugerente.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Derecho Humano a la Ciencia en Madrid

La semana que viene participo en un Seminario de Investigación organizado por el Instituto DEMOSPAZ, de la Universidad Autónoma de Madrid, titulado:





http://www.demospaz.org/


En este Seminario estaremos, mano a mano, José María Carrascosa, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular, y Decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Madrid, y éste que les escribe aquí.
El evento tendrá lugar el día 23 de noviembre en la Sala Mixta, en la primera planta del Edificio Plaza Mayor de la Universidad Autónoma de Madrid, de 16.00 a 18.00 horas. 

Se trata de un seminario abierto tanto para investigadores, estudiantes, profesores y personas interesadas en el tema, así que os animo a todos los que estéis ese día en Madrid a apuntaros aquí: info@demospaz.org o aquí.

La gente de DEMOSPAZ es muy interesante, creativa, preparada, generosa y abierta, así que espero un debate muy enriquecedor para todos (y para mí el primero). Os adelanto que compartiré (e intentaré replicar) algunos de los debates que estamos teniendo en el Comité DESC sobre el alcance y contenidos de este Derecho Humano, viejo y joven al tiempo.

Un Comentario General como el que estamos preparando ahora en el Comité es algo construido con la sociedad, a través de encuentros, seminarios, diálogos... y no pienso perderme esta gran oportunidad de enriquecer el borrador de este Comentario General con las ideas de este fantástico grupo que forma la gente de DEMOSPAZ. Apúntate: ¡nos vemos allí!

http://www.demospaz.org/